NoticiasPortada

Incendio forestal en Cuenca; afecta a cinco hectáreas de un terreno

Desde el mediodía de este viernes, los bomberos de Cuenca atendieron una grave emergencia. Un incendio forestal afectó unas cinco hectáreas de un terreno ubicado al norte de la ciudad y cuatro horas después recién lo pudieron enfriar.

El humo era visible desde diferentes partes de la ciudad y la alarma se generalizó porque era evidente que se trataba de un flagelo.

Con el pasar de los minutos la noticia se confirmó y los Bomberos acudieron rápidamente al combate.

El primer jefe de los Casacas Rojas, Sixto Heras, contó que el incendio se dio en el sector de Rayoloma, sector el bosque de Monay, al que acudieron 40 uniformados en 12 vehículos de rescate.

Por ventaja esto fue controlado con ayuda de los pobladores y aunque hubo una pérdida de un área verde, no se perdieron vidas humanas o estructuras.

Mencionó además que este tipo de incendios son recurrentes en esta época del año, caracterizada por intensos soles y vientos, lo que genera su encendido y propagación.

“Esta época corresponde a los incendios forestales por el verano, por la situación topográfica”, recordando que el fin de semana anterior hubo una quema similar y con una afectación también de cinco hectáreas.

Para mala fortuna de los Bomberos, cuando eran las 17:00 y aparentemente terminaban su labor en Monay, se fueron rápidamente a las parroquias rurales de Checa y Tarqui donde se presentaron dos eventos más de este tipo.

Sobre el origen del incendio forestal de esta tarde, es un tema aún desconocido.

Desde la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos se informó que hasta este viernes se han consumido 568 hectáreas de bosque en la provincia del Azuay, siendo los cantones más afectados por este tipo de eventos peligrosos Nabón con 144 hectáreas, Sigsig con 117 y Cuenca con 103,58.

Además, recordaron que en artículo 246 del Código Orgánico Integral Penal se sanciona con prisión de uno a tres años a quien provoque directa o indirectamente incendios o instigue a realizarlos en bosques nativos, plantados o páramos. Si en consecuencia de este delito, se produce la muerte de una o más personas, la sanción es de 13 a 16 años de cárcel.

Fuente: El Universo

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *