NoticiasPortada

Especialistas recomiendan no cortar cola ni orejas a los perros y gatos

Aunque cada vez es menor y en varios países incluso está prohibida, la práctica de cortar la cola y orejas de algunas razas de perros aún se mantiene. Estas son prácticas conocidas como ostectomía (remoción de orejas) y caudectomía (amputación parcial de la cola) que, a decir de los especialistas son innecesarias y peligrosas.

Es doloroso para el animal:

El profesional explica que en ambos procedimientos, se seccionan cartílagos, nervios, vasos sanguíneos y otros tejidos de la piel. Esto genera dolor en el animal.

Generan enfermedades:

La revista Semana expone que los perros y gatos a los que se les corta la cola por motivos estéticos son más propensos a generar atrofia y degeneración en los músculos aledaños a la zona afectada. Además, según la Asociación de veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia (AVAT), la cirugía puede generar incontinencia fecal, hernia perineal e incluso a una incontinencia urinaria.

A ello se suman los problemas de locomoción. En la caudectomía se retiran unas vértebras caudales importantes para su equilibrio. El animal podría tener dificultades para correr, girarse y moverse de manera adecuada.

Problemas para socializar con otros animales:

En el caso de los perros, su cola es fundamental para la comunicación. Caviedes explica que el no tener rabo inhibe algunos movimientos corporales que usan para comunicarse con otros animales de su especie y los gatos pueden tener una pérdida de capacidades auditivas.

Sanciones:

El Artículo 8 de la Ordenanza 048 del Distrito Metropolitano de Quito prohíbe “practicarles o permitir que se les practique (a los animales) mutilaciones innecesarias y estéticas salvo el caso de tratamiento veterinario especificado para alguna patología”.

Sin embargo, si se descubre a cachorros o perros jóvenes con colas y orejas cortadas, el propietario puede ser sancionado con una multa del 45%-90% de una remuneración básica unificada. Esto constituye una infracción grave y las autoridades municipales también pueden retirar al animal de su tenedor.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *