ActualidadMundoNoticiasPortadaSalud

Familia australina murió envenenada luego de almozar hongos

Una familia, cinco adultos y dos niños, se sentaron a comer en familia y terminaron envenenados; tres adultos fallecieron, una cuarta persona luchaba por su vida y la quinta era investigada por envenenar a los demás integrantes; ocurrió hace dos semanas en Australia.

La quinta persona, una mujer de 48 años, es investigada por envenenar potencialmente a sus invitados con hongos silvestres.

El caso conmocionó a los australianos, desconcertó a la policía y sacudió a una comunidad muy unida.

La inusual historia comenzó cuando Gail y Don Patterson fueron a almorzar con sus nietos a la casa de su nuera Erin Patterson en Leongatha, al sureste de Melbourne.

La pareja llegó acompañada por los Wilkinson: Heather, la hermana de Gail, y su esposo Ian. Los Patterson y los Wilkinson eran miembros muy queridos del pueblo cercano de Korumburra, donde Ian era el pastor de la iglesia bautista local.

Horas después de la comida, los cuatro invitados se trasladaron al hospital, suponiendo al principio que padecían una gastroenteritis grave.

Rápidamente quedó claro que era algo mucho peor y fueron enviados a un hospital en Melbourne, para recibir la mejor atención médica que el Estado australiano podía ofrecer.

A pesar de ello, Heather, de 66 años, y Gail, de 70, fallecieron el viernes. Don, de 70, murió el sábado, mientras que Ian, de 68 años, permanece en estado crítico en el hospital, a la espera de un trasplante de hígado.

La policía cree que los cuatro comieron hongos de la muerte, cuya ingesta es altamente letal.

 

Un almuerzo diferente

La policía dice que los niños, quienes se encuentran desde entonces bajo el cuidado de las autoridades por “precaución”, comieron un almuerzo diferente.

Sin embargo, poco está claro en el caso; los investigadores dicen que no están seguros si Erin comió la misma comida que sus invitados, o incluso si las setas estaban en los platos que sirvió. También señalaron que estaba separada de su esposo, el hijo de los Patterson, en una ruptura que describieron como “amistosa”.

Además, las autoridades aún no han descartado que el envenenamiento se haya producido por una intención maliciosa o criminal.

“En este momento, las muertes no tienen explicación”, dijo Dean Thomas, vocero de la brigada de homicidios.

“(Erin) podría ser inocente, pero simplemente no lo sabemos”, añadió.

Ella, por su parte, asegura que no puede comprender lo que sucedió, mientras hablaba con periodistas fuera de su casa entre lágrimas, Erin se negó a responder preguntas sobre qué comidas se sirvieron a qué invitados o de dónde procedían los hongos.

“Yo no hice nada, los amaba”, dijo.

 

Con información de: CNN

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deje su Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *