ActualidadNoticiasPortada

El asombroso caso de una mujer que ‘revivió’ en pleno velorio en Ecuador

En un hecho insólito en Babahoyo, en la provincia de Los Ríos, la vida dio un giro inesperado durante el velorio de Bella Yolanda Montoya Tapia, una mujer de la tercera edad. Lo que se suponía que sería un momento de despedida se convirtió en un asombroso episodio que dejó a todos perplejos.

La historia comenzó al mediodía del viernes, 9 de junio, cuando Bella Yolanda fue declarada muerta en el hospital general Martín Icaza de Babahoyo y su cuerpo fue entregado a su hijo para su velación y posterior sepultura. La tristeza envolvía el ambiente mientras los allegados se reunían en el hogar para acompañar a la familia en su doloroso momento.

Sin embargo, a medida que avanzaba la tarde, algo inusual ocurrió. Alrededor de las 7 de la noche, mientras los familiares se preparaban para cambiar la ropa de Bella Yolanda en su ataúd, notaron con sorpresa que su cuerpo presentaba señales de vida. Respiraba débilmente y movía levemente su mano, desafiando toda explicación lógica.

El asombro se apoderó de los presentes, quienes rápidamente llamaron al ECU 911 en busca de ayuda médica. Preocupados por la tardanza de la asistencia, compartieron la impactante escena en una transmisión en redes sociales, lo que provocó una gran controversia entre quienes consideraban que se trataba de una irresponsabilidad por parte de los médicos y aquellos que veían en ello un milagro.

Minutos más tarde, los uniformados del Cuerpo de Bomberos de Babahoyo llegaron al lugar. Con cautela y sorpresa, confirmaron que la supuesta difunta estaba, de hecho, con vida. Sin perder tiempo, la sacaron del ataúd y la colocaron en una camilla para trasladarla de vuelta al hospital donde la habían dado por muerta.

Un hombre que atiende en el local donde la velaban contó que el cuerpo fue trasladado hasta allí por una funeraria a las 4 de la tarde. “La caja vino cerrada, nadie la abrió enseguida, se estaba esperando que traigan las sillas para el velorio y a las 7 de la noche que se abrió la caja para cambiarla de ropa es que vemos que sigue viva”.

La confusión y la incredulidad reinaban en el lugar mientras los presentes trataban de comprender lo que estaba sucediendo. Un hijo, Gilbert Montoya, relató que su madre había sido declarada muerta y mostró la cinta de identificación del hospital como prueba de ello. Sin embargo, parecía que la vida se había aferrado a ella, desafiando todo pronóstico.

Según los informes, se especuló que Bella Yolanda había sufrido un segundo derrame cerebral, lo que explicaría su aparente estado de muerte. Pero en ese extraño giro del destino, su espíritu luchó por regresar, sorprendiendo a todos los que la rodeaban.

El incidente dejó en evidencia las fallas en la atención médica y el tiempo de respuesta del sistema de emergencias. Los ciudadanos expresaron su indignación por la demora en el envío de la ambulancia y cuestionaron la eficacia del ECU 911 en momentos cruciales como este.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *