Otto Sonnenholzner cumple un año en la Vicepresidencia de la República Otto Sonnenholzner cumple un año en la Vicepresidencia de la República
Con una imagen fresca y alejada de la política partidista llegó hace un año Otto Sonnenholzner a la Vicepresidencia de la República. El 11... Otto Sonnenholzner cumple un año en la Vicepresidencia de la República

Con una imagen fresca y alejada de la política partidista llegó hace un año Otto Sonnenholzner a la Vicepresidencia de la República.

El 11 de diciembre de 2018 fue posesionado por la Asamblea para suceder en el cargo a María Alejandra Vicuña (PAIS), quien se vio obligada a renunciar para defenderse de las acusaciones de un presunto cobro de diezmos a sus asesores, cuando se desempeñaba como asambleísta del correísmo.

La expectativa que generó Sonnenholzner en varios sectores fue grande, debido a que era un personaje prácticamente inédito en el Gabinete de Lenín Moreno; además de estar en la periferia del círculo de Alianza PAIS.

“Destaco el hecho de que fue una imagen nueva en el Gobierno, con una forma incluso distinta de tratar las cosas, con una óptica diferente”, asegura Mauricio Alarcón, director de la Fundación Ciudadanía y Desarrollo.

Alarcón considera que Moreno optó por ponerlo primero en la terna para la elección de la Asamblea, pensando precisamente en un cuadro que le pueda tomar la posta en ciertas actividades, y así refrescar su imagen política.

Gabriela Alvear, de Diálogo Diverso, reconoce en el segundo mandatario su predisposición al diálogo, accesible, que refrescó al Gobierno pero que no ha generado mayor gestión en el desarrollo de sus labores.

Desde el inicio de sus labores, el presidente Lenín Moreno convocó a diversos sectores al diálogo. A Sonnenholzner le encargó el seguimiento de este proceso, así como la coordinación y articulación del Acuerdo Nacional 2030, inaugurado en mayo, entendido este como la puesta en práctica de los resultados de esos diálogos.

Una labor que, a criterio de Alarcón, el segundo mandatario no ha podido cumplir porque sus resultados se han dado de manera lenta. “En realidad ha funcionado con poca agilidad, especialmente en los temas de Democracia y Gobernabilidad y sin apegarse a los tiempos que estaban inicialmente previstos”, dijo.

Proceso que, según Alvear, no ha obtenido resultados concretos ya que “personas que fuimos convocadas, que estuvimos presentes desde la inauguración, no fuimos tomadas en cuenta en la elaboración de propuestas y estas han quedado en papel”.

Además asegura que el Vicepresidente no ha tenido un papel relevante en las negociaciones de los temas económicos ni se ha apersonado como sí lo hizo el ministro de Finanzas, Richard Martínez.

Desde el lado sindical, Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, aseguró que Sonnenholzner no ha mantenido acercamientos con los sectores sociales y que su presencia en el Gabinete no ha resuelto los problemas más elementales de los ecuatorianos.

“Lo que ha hecho es apuntalar un proceso de entrega de las empresa a manos privadas”, dijo Erazo. A su criterio, la llegada al poder del Vicepresidente solo sirvió para fortalecer la relación empresarios – Gobierno con lo que representa intereses distintos a los del pueblo. (La Hora)