Los japoneses desarrollaron una aplicación para evitar a acosadores Los japoneses desarrollaron una aplicación para evitar a acosadores
Una aplicación para smartphones desarrollada por la policía japonesa está siendo descargada extensamente por las mujeres que intentan protegerse de los manoseadores en los... Los japoneses desarrollaron una aplicación para evitar a acosadores

Una aplicación para smartphones desarrollada por la policía japonesa está siendo descargada extensamente por las mujeres que intentan protegerse de los manoseadores en los trenes abarrotados en las horas pico.

Originalmente, la policía de Tokio lanzó la app «Digi Police» hace tres años, pero hace apenas unos meses se le añadió una función para ahuyentar a los acosadores. Desde entonces la aplicación ha sido descargada cientos de miles de veces, algo inusual para una app desarrollada por el gobierno.

Las mujeres que viajan en trenes atestados y otros lugares públicos en Japón a menudo sufren acoso sexual, pero normalmente tienen miedo de pedir ayuda.

Con la app, las víctimas pueden presionar un ícono de «repeler al manoseador» que produce un mensaje que dice «Hay un manoseador aquí. Por favor, ayúdeme». Con otra pulsación, el mensaje se vuelve rojo y una voz dice repetidamente: «¡Por favor, deténgase!».

La aplicación incluye una alarma y puede notificar a un correo electrónico seleccionado al ser usada, una característica que también puede ser utilizada por niños y sus padres. Los usuarios también pueden localizar áreas propensas a la delincuencia y cuarteles de policía en un mapa.

Los delitos violentos son inusuales en Japón, pero el manoseo ocurre todos los días. Se le ha tomado a la ligera como una simple “molestia”, por lo que se han colocado afiches en las estaciones y en los trenes para recordarles a los pasajeros que es un delito.

La Policía Metropolitana de Tokio dijo que en 2017 se reportaron 2.620 delitos sexuales, incluyendo 1.750 casos de manoseos, la mayor parte en trenes o estaciones.

El movimiento #MeToo contra el acoso sexual no ha adquirido fuerza en Japón, un país en gran medida patriarcal donde a menudo el denunciar genera críticas, en lugar de apoyo a la víctima.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *