fbpx
La industria avícola sufre pérdidas por contrabando de más 2,5 millones de dólares La industria avícola sufre pérdidas por contrabando de más 2,5 millones de dólares
De acuerdo con la Corporación Nacional de Avicultores del Ecuador (Conave), la industria pierde un estimado de más de 2,58 millones de dólares por... La industria avícola sufre pérdidas por contrabando de más 2,5 millones de dólares

De acuerdo con la Corporación Nacional de Avicultores del Ecuador (Conave), la industria pierde un estimado de más de 2,58 millones de dólares por el contrabando que llega desde Colombia y Perú.

Datos de la organización indican que en el Ecuador una persona consume en promedio 65 kg de proteína animal al año. De eso 46% son aves y 22% huevos.

Según la directora de Conave, Diana Espín, las principales razones de la entrada ilegal de productos de los países vecinos es la diferencia de costos que tienen en los otros países.

Por ejemplo, una libra de carne de pollo cuesta en promedio $1,05 mientras en Perú vale $0,55 y en Colombia $0,66.
Eso hace que unas 10 000 libras semanales de carne de pollo entren al país y causen un perjuicio por $ 200 000 anuales.

En el caso de los huevos de mesa, una cubeta de 30 huevos comprada al productor está en un promedio de $2,80. Un 47% más cara que en Perú y 60% más que en Colombia.

Conave señala que semanalmente entran al Ecuador 800 huevos de contrabando, lo que causa pérdidas por 700 mil dólares al año.

Por último, el huevo fértil (para la producción de más pollos) está en $0,35, pero en Colombia vale $0,25 y en Perú $0,26.

Este es uno de los puntos que más preocupa, según Espín, pues representa un riesgo sanitario. Además que anualmente se pierden 1,68 millones de dólares anuales por los 24 huevos de este tipo que entran al país.

¿Qué factores encarecen el producto nacional?

Espín comenta que son varios y van desde la competencia desleal que significa el contrabando para una industria que genera 220 mil empleos directos, así como la falta de políticas públicas adecuadas que permitan una mayor competitividad.

La directora comenta que el contrabando ha sido un problema general para varios sectores. Además, Conave expone que las consecuencias de no tomar acción contra el contrabando produce: competencia desleal, caída de precios nacionales, pérdidas y quiebre de pequeños y medianos productores nacionales, reducción de mano de obra nacional, reducción de materia primas nacionales.

«Nuestros precios… son al menos 30% más caros en Ecuador que en Perú o en Colombia», dice Espín, quien agrega que el sector para producir pollo tiene que preparar balanceado para alimentar a los animales y para eso necesita materia prima, que es el maíz y la soya, y que atrás de estos productos hay una política pública que impide la importación libre de maíz para promover el consumo nacional, y una empresa productora de pollo o balanceadora debe comprar todo el maíz nacional y una vez que el gobierno confirma que falta maíz hace un análisis de oferta y ahí se permite la importación.

«Entendemos que es un beneficio para sector maicero, pero como vez no para nosotros… yo debo pagar por quintal $ 14,60, sin considerar el transporte y almacenamiento, mientras que Colombia y Perú que tienen un tratado de libre comercio con EE.UU. básicamente la mayor cantidad de maíz es importado y pueden acceder a un maíz que les cuesta en el caso de Colombia entre 8 y 10 dólares, y en el Perú 10 dólares», apunta Espín, quien también comenta que el maíz representa en el producto final de pollo un 30% del costo.

Con ese fin la semana pasada la representante de Conave se reunió con asambleístas que trabajan para el tratamiento de la «Ley Orgánica para la Prevención y Combate y Defraudación Aduanera de Mercancías», en la que, según la corporación, se debería poner atención en la parte alimentaria e incluir al Ministerio de Agricultura.

Conave también señala que se debe pensar en los procesos que se tiene para controlar ese contrabando, así como los productos decomisados. Por ello propone crear entre la parte pública y la privada herramientas técnicas para mejorar esos procesos.

Fuente: El Universo.