ActualidadNoticiasPortadaSeguridad

Enfermera fue violada, asesinada y desmembrada; su agresor la enterró en un parque de Quito

La enfermera Letty Cando, de 33 años de edad, fue violada, asesinada, desmembrada y enterrada por su agresor, quien podría estar involucrado en otros casos delictivos en Quito.

De acuerdo con los resultados de la autopsia, revelaron que la enfermera fue apuñalada tres veces en el corazón y cortada en siete partes, en un cuarto ubicado en el sector Bellavista, norte de Quito.

El supuesto asesino sería un cerrajero, cuya habitación estaba a 500 metros del parque Metropolitano, hacia donde caminó en siete ocasiones con las partes desmembradas, en intervalos de 20 minutos. En el último trayecto llevó pico y pala y rearmó el cuerpo de la mujer antes de sepultarla a un metro bajo tierra; esto le tomó una hora 20 minutos, según los registros de las cámaras del parque.

El hecho ocurrió entre el sábado dos y domingo tres de septiembre. Ese fin de semana, la mujer salió con una amiga a una fiesta en el sector de la Universidad Católica y luego se trasladaron a un bar de la avenida República, en el norte de la capital. En ese sitio estaba un amigo de la compañera de Letty, con otros dos jóvenes, uno de ellos el agresor.

Letty, sin total conciencia de sus actos, discutió con su amiga, que la dejó con los tres hombres. Al no saber dónde vivía, ellos la llevaron a la habitación del sospechoso. El lunes y martes, la enfermera no fue a trabajar al centro de salud del IESS suroccidental, por lo que el caso fue reportado.

La Dinased interrogó el miércoles a la amiga de Letty y a los jóvenes que estuvieron en el bar y dieron con la vivienda del sospechoso. Con un químico descubrieron manchas de sangre en el cuarto, hasta en el techo. Había rastros de una fogata en la que el asesino quemó la ropa de la víctima. Pese a eso, negó el crimen pero siguió retenido.

El jueves, la Policía Nacional obtuvo los videos de las cámaras de seguridad que muestran cómo llevaba los restos de la mujer en sacos. Entonces fue cuando confesó dónde la enterró.

La Fiscalía le formuló cargos por asesinato y se le dictó prisión preventiva este viernes. Sin embargo, este caso no quedaría ahí, pues en aquella casa se encontró restos de más ropa quemada y se levantaron nuevas alertas de abuso sexual.

Con información de: Ecuavisa

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *