En pruebas la primera cosechadora de mangos del mundo En pruebas la primera cosechadora de mangos del mundo
La Universidad de Queensland Central (CQUniversity), Australia, construyó la primera cosechadora automática de mango del mundo, cuyo primer prototipo se está probando en campo... En pruebas la primera cosechadora de mangos del mundo

La Universidad de Queensland Central (CQUniversity), Australia, construyó la primera cosechadora automática de mango del mundo, cuyo primer prototipo se está probando en campo en Yeppoon, con una eficacia del 75 por ciento en la identificación y recolección de la fruta.

Este resultado tan sumamente positivo en la primera utilización de la máquina está despertando interés en el sector, y Kerry Walsh, profesor en la CQUniversity, reveló los detalles de esta cosechadora automática en la conferencia de la Asociación Australiana del Sector del Mango celebrada en Darwin.

Los investigadores de la CQUniversity trabajan ahora en el desarrollo comercial de los sensores de mango y las tecnologías de cosecha automática. Según explica Walsh en la conferencia, el propósito ahora es mejorar el rendimiento de la cosechadora para que alcance una eficiencia del 90 por ciento en la identificación de la fruta, incrementar la velocidad y perfeccionar su construcción para reducir los costes.

“La cosechadora automática tiene potencial para resolver algunos de los principales problemas de mano de obra que actualmente ponen límites al sector”, afirma Walsh.“La cosechadora forma parte de un sistema integrado que asegurará que los agricultores sepan exactamente cuánta fruta queda en los árboles, cuándo estará en las condiciones perfectas para el consumo y cuándo emplear el número correcto de personas para la recolección y el envasado”, añade.

“El fin último es ahorrar costes y mejorar la productividad de la explotación, y al mismo tiempo estimular la demanda del consumidor garantizando una experiencia de consumo de máxima calidad todas las veces”. El equipo del profesor Walsh ya ha presentado al sector un sistema de medición de espectroscopia de infrarrojo cercano (NIRS) para evaluar la calidad de consumo de los mangos y predecir el momento de cosecha ideal.

El sector adoptó los sensores NIRS y la aplicación Fruitmaps, que sentaron las bases para el estudio de la CQUni de sistemas de visión artificial en campo para contar la fruta y estimar su calibre, para así estimar la carga de fruta antes de la cosecha y permitir a los agricultores planear mejor la cosecha (por ejemplo, empleando el número correcto de recolectores en el momento adecuado).

“A partir de ahí, el próximo paso, habiendo ‘visto’ la fruta, fue intentar recolectar la fruta para automatizar la cosecha”, indica Walsh.

El prototipo tarda aproximadamente cinco segundos en cosechar una fruta, desde la detección hasta su colocación. Ian Groves, de Groves Grown Fruit, Yeppoon, fue el anfitrión de las primeras pruebas en campo del prototipo de cosechadora automática y se muestra entusiasmado con la revolución que podría suponer esta tecnología.

La cosechadora automática se montó sobre un remolque tirado por un vehículo utilitario. La próxima fase de la investigación estudiará las opciones de montarla en un dron terrestre para que opere de forma autónoma, a más velocidad y con mayor precisión.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *