El año de la Rata y el miedo al virus El año de la Rata y el miedo al virus
Más de 40 millones de chinos estaban confinados ayer en sus ciudades después de las restricciones de transporte en otras cuatro urbes, a fin... El año de la Rata y el miedo al virus

Más de 40 millones de chinos estaban confinados ayer en sus ciudades después de las restricciones de transporte en otras cuatro urbes, a fin de evitar la expansión del brote de coronavirus, que ya le costó la vida a 26 personas y contagió a otras 800 en el gigante asiático.

En total, 13 municipalidades tomaron medidas de confinamiento en la región de Wuhan (centro), la metrópolis de 11 millones donde se detectó el virus en diciembre.

Las ciudades aisladas son Wuhan, Ezhou, Huanggang, Chibi, Qianjiang, Zhijiang, Jingmen y Xiantao, todas ubicadas en la provincia de Hubei, en el centro del país y donde se ha concentrado la enfermedad. También se suspendieron las salidas de trenes desde la ciudad de Jingzhou, de 6.400.000 de habitantes.

China ha tomado medidas precautorias en todo el país. En la capital, Pekín, se cancelaron grandes eventos, como las tradicionales festividades por el Año Nuevo Lunar. La Ciudad Prohibida, un complejo de palacios, anunció su cierre indefinido a partir de hoy.

Asimismo, China anunció ayer que cerrará partes de la Gran Muralla y otros lugares públicos de Pekín para evitar los contagios.

A partir de hoy, también las tumbas de la dinastía Ming y el parque Jingshan, en Pekín, estarán cerrados, dijeron las autoridades que gestionan estos lugares. El estadio nacional de Pekín, conocido como ‘Nido de pájaro’, tampoco abrirá sus puertas para evitar que el virus, que ya provocó 26 muertos en el país, se siga propagando.

Las autoridades de Singapur confirmaron dos nuevos casos de coronavirus procedentes de China, con lo que ya son tres los pacientes afectados con este brote de neumonía en la ciudad-Estado, informaron fuentes oficiales.

Los afectados son una mujer de 53 años y un hombre 37 años que llegaron a Singapur el pasado martes (21.01.2020), procedentes de la ciudad china de Wuhan, epicentro del brote de este nuevo tipo de coronavirus (2019-nCov).

En un comunicado, el Ministerio de Sanidad singapurense indicó que ambos se encuentran en cuarentena en el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas (NCID, sigla en inglés).

Este nuevo tipo de coronavirus, similar al que causó el síndrome respiratorio agudo grave (SARS) en 2003 o el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) en 2012, se ha expandido también a Japón, Tailandia, Corea del Sur y Estados Unidos.

China inició ayer la construcción de un hospital destinado a recibir a un millar de pacientes víctimas del coronarivus, a partir del 3 de febrero, informó la prensa estatal.

Según imágenes difundidas en la televisión, la maquinaria se afanaba en preparar el terreno en que se erigirá el establecimiento en Wuhan, el epicentro del brote, una ciudad con 11 millones de habitantes en el centro del país.

Los trabajos concluirán en tiempo récord y el hospital, de 25.000 m2, abrirá sus puertas el 3 de febrero, según la agencia Xinhua.

Únicamente aceptará enfermos de neumonía viral de origen desconocido. El lugar «aliviará la escasez de recursos médicos», precisó la agencia de prensa oficial.

China había construido un hospital en tiempo récord -una semana- durante la epidemia del SRAS en 2003. El lugar parecía un edificio prefabricado.

Todo se ha cancelado

La epidemia recuerda el caso del SARS, un virus similar, que mató a unas 650 personas en China continental y en Hong Kong entre 2002 y 2003.

La preocupación se ha apoderado de toda China. Prueba de ello, la Ciudad Prohibida de Pekín, antiguo palacio de los emperadores, ha anunciado su cierre hasta nueva orden para evitar un riesgo de contagio entre los visitantes.

La capital también ha cancelado las festividades de Año Nuevo, que generalmente atraen a cientos de miles de espectadores en los parques.

Ante la crisis, el régimen comunista tomó el jueves la decisión de prohibir todos los trenes y aviones que salen de Wuhan y de bloquear las carreteras.

Con las medidas de cuarentena implementadas, el número de chinos afectados por la emergencia equivale casi a la población de Argentina.

Por un mayor control

La Organización Mundial de la Salud (OMS) espera que las medidas adoptadas por China sean “eficaces y de corta duración”.

La OMS asegura que por el momento no hay pruebas de transmisión entre personas fuera de China y que parece estar “limitada a grupos familiares y a trabajadores de la salud”.

La organización no recomienda restricciones de viaje, sino establecer controles en los aeropuertos, y pide a “todos los países” que adopten medidas para detectar casos de coronavirus, contra el que no hay tratamiento ni vacuna.

Hay casos de contagio en Asia (Hong Kong, Macao, Taiwán, Corea del Sur, Japón, Tailandia, Singapur, Vietnam), pero también en Francia (París y Burdeos), Estados Unidos (Seattle y Chicago). (AFP)