fbpx
Ecuador y Estados Unidos firmarán el martes un acuerdo comercial Ecuador y Estados Unidos firmarán el martes un acuerdo comercial
Ecuador y Estados Unidos firmarán el próximo martes un acuerdo de primera fase de cara a la negociación de un tratado comercial para impulsar... Ecuador y Estados Unidos firmarán el martes un acuerdo comercial

Ecuador y Estados Unidos firmarán el próximo martes un acuerdo de primera fase de cara a la negociación de un tratado comercial para impulsar sus relaciones, dijo este jueves a Efe el ministro de Producción, Comercio Exterior e Inversiones, Iván Ontaneda.

«La firma será el 8 en el Palacio de Carondelet», confirmó Ontaneda, quien estará a cargo de rubricar el documento con el máximo representante de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer.

A la firma, que supone un primer paso hacia el inicio de negociaciones comerciales, asistirá el presidente Lenín Moreno como testigo de honor.

«El acuerdo de primera fase es una herramienta del Gobierno norteamericano que se usa para avanzar y consolidar sobre una agenda concreta, una hoja de ruta que nos ponga sobre la mesa en negociaciones de un acuerdo comercial», explicó el ministro.

Este acuerdo, de «corta» extensión, contiene «pocas materias» pero «todas ellas, en cuatro capítulos, serán parte del texto y de las disposiciones de un acuerdo comercial mucho más amplio que es hacia donde apuntamos», significa que «estamos en la agenda comercial de EE.UU.» y en «la ruta de firmar un acuerdo completo».

El primero de esos capítulos incluidos en el acuerdo es sobre «facilidades para el comercio internacional», con el fin de eliminar trabas al comercio bilateral, simplificar procesos aduaneros y tramitología, lo que el Ministerio ecuatoriano cree que «redundará en un 15 % de reducción en costos a los exportadores».

También se incluye un capítulo de «buenas prácticas de regulación» (parámetros de seguridad jurídica para atraer inversiones y ofrecer certidumbre a los inversionistas)», y «beneficio para las micro y pequeñas empresas», una propuesta que según el ministro ha sido incluida a petición de Ecuador.

«El 82 % de las empresas que exportan a EE.UU. son micro y pequeñas empresas y de la economía popular y solidaria, este grupo representa el 25 % de las ventas», argumentó.

El cuarto capítulo aborda la «lucha anticorrupción desde el lado del comercio», con el fin de «transparentar procesos y procedimientos».

Se dejan de lado por ahora «temas sensibles», como el agrícola, o de «acceso a mercado», para ir abriendo la puerta a las negociaciones oficiales, una fase en la que ya se requerirá la autorización del Congreso estadounidense, subrayó el ministro.

Ecuador aspira a un acuerdo comercial con EE.UU. que le saque de la incertidumbre de ir renovando cada dos años su permanencia en el Sistema de Preferencias Arancelarias.

La última vez que renovó esa condición fue en 2018 y «expira el 31 de diciembre de este año», con lo cual se obligado permanentemente a renegociar un trato preferencial para sus productos.

«Nos deja en suspenso pese a que la renovación se va a dar, producto de la reconstrucción de una importante relación bilateral comercial que ha sido evidente y pública entre los dos países», abundó Ontaneda.

Estados Unidos era hasta finales de 2019 el principal socio comercial de Ecuador (vende allí un 33 % de sus exportaciones), un país que desde que Moreno llegó a la presidencia busca ampliar su rango de acuerdos comerciales con base en principios de pragmatismo comercial y no ideológicos.

La intención es «entrelazar e integrar a Ecuador a los diferentes mercados mundiales», y en ese sentido, explicó Ontaneda, desde la visita a la Casa Blanca de Moreno en febrero se introdujo como preferencia la negociación de un acuerdo comercial con EE.UU.

Desde entonces las partes han estado dialogando a través del Consejo de Comercio e Inversiones (TIC, por sus siglas en inglés), dando pie a logros como la entrada de rosas al mercado estadounidense sin aranceles desde el 1 de noviembre, y la firma de este acuerdo de primera fase.

El inicio de negociaciones se da dentro de un acercamiento político entre los dos países durante la gestión de Moreno, después de diez años de distanciamiento, en los que sin embargo, el comercio bilateral no decayó.

Ontaneda destacó que en marzo o abril, en una nueva reunión del TIC en Quito, esperan poder dar el pistoletazo de salida a las negociaciones del acuerdo comercial, aunque poco después, en mayo, entrará a la presidencia de Ecuador un nuevo mandatario que deberá dar su opinión sobre estas negociaciones.

El candidato centroderechista Guillermo Lasso ya ha mostrado su completo apoyo a este tipo de iniciativas, aunque el de izquierdas Andrés Arauz prefiere estudiar antes si protegerán al productor ecuatoriano.