Ecuador recupera 530 bienes patrimoniales Ecuador recupera 530 bienes patrimoniales
Un proceso ágil, poco costoso y exento de todo tipo de líos legales, permitió a Ecuador recuperar 530 bienes culturales y patrimoniales, gracias al... Ecuador recupera 530 bienes patrimoniales

Un proceso ágil, poco costoso y exento de todo tipo de líos legales, permitió a Ecuador recuperar 530 bienes culturales y patrimoniales, gracias al gesto de un alemán que las recibió en herencia y quiso devolverlas a su entorno natural.

Corría el 2015 cuando Josef Rettinger se contactó con la Embajada de Ecuador en Alemania para averiguar sobre el destino que debería tener la colección de objetos con características arqueológicas que recibió en herencia de un tío suyo, que había vivido en el país entre 1985 y 2005.

“No podemos determinar cómo, cuándo ni (por) dónde”, salieron los bienes porque se trató de un “traslado ilegal”, dijo Joaquín Moscoso, director ejecutivo del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, pero las piezas proceden de culturas precolombinas tan antiguas como la Valdivia o la Chorrera. Entre las 530 piezas repatriadas el pasado 14 de octubre hay estatuillas antropomorfas, zoomorfas, cuencos, narigueras, y otros objetos en diferente paleta de materiales: cerámica, hueso, piedra, vidrio, metales y concha.

Su origen se remonta, entre otras, a las culturas Valdivia, Chorrera, Guangala, La Tolita, Jama Coaque, Bahía, Manteña, Milagro Quevedo y otras de la costa ecuatoriana, algunas con una antigüedad de más de un milenio antes de la Era Común.

Depositadas por el momento en el INPC, expertos trabajan ahora en la limpieza y catálogo de las piezas, que miden desde medio centímetro (cuentas de collares) hasta unos 45 centímetros (vasijas).

Allí está, por ejemplo una vasija de cerámica asociada a la cultura Cosanga-Panzaleo (Andes), de 35 centímetros de alto por 30 de diámetro en su parte más amplia. Se trata de un recipiente de contorno compuesto y es una representación antropomorfa, que tiene base anular, cuerpo globular con apéndices alargados a manera de brazos recogidos hacia la boca con las manos juntas y los dedos entrelazados.

Tiene decoración de pintura negativa postcocción, con diseños geométricos en color rojo sobre blanco, también presenta engobe (“baño de arcilla”) de color rojo alisado.

Los bienes llegaron vía aérea a Ecuador en dos cajas altamente protegidas, en un proceso que le costó al Ministerio de Cultura y Patrimonio 5.000 dólares, una de las repatriaciones “más baratas”, reconoció Moscoso.

Según diario El Tiempo, en años anteriores, por el retorno de seis objetos desde Alemania el Ministerio tuvo que invertir más de 100.000 dólares en trámites judiciales y otros costes, mientras que para repatriar otras 4.000 piezas desde Italia invirtió medio millón de dólares porque implicaban más seguros y movilizaciones “gigantes”.

“Es una mutilación hacia los pueblos el hecho (de) que pierdan sus tesoros arqueológicos en donde está cifrado el ADN cultural de nuestras naciones”, lamentó el ministro de Cultura y Patrimonio, Juan Fernando Velasco.