Apareció un pedazo de avión en Holanda e investigan si es del que llevaba a Emiliano Sala Apareció un pedazo de avión en Holanda e investigan si es del que llevaba a Emiliano Sala
Luego de que la oficina de seguridad francesa informara el hallazgo de dos asientos del que podría ser el avión que trasladaba a Emiliano... Apareció un pedazo de avión en Holanda e investigan si es del que llevaba a Emiliano Sala

Luego de que la oficina de seguridad francesa informara el hallazgo de dos asientos del que podría ser el avión que trasladaba a Emiliano Sala, la búsqueda continúa.

Y la noticia de este jueves es la aparición de una pieza «metálica» que ya está siendo analizada para saber si pertenece al Piper PA-46 Malibú que desapareció, cuando intentaba cruzar el Canal de la Mancha, el lunes 21 de enero, con el futbolista argentino a bordo.

Lo curioso es que el nuevo descubrimiento se produjo en las costas de la ciudad de Rotterdam, Holanda, a unos 450 kilómetros al norte de Surtainville, Francia, donde se buscaba a la aeronave.

El primer indicio llegó por intermedio de las redes sociales, cuando un usuario compartió una foto de una pieza metálica de color blanco y azul que descubrió mientras caminaba por la playa.

“Encontré una pieza extraña de aluminio, ¿de avión?”, publicó y se preguntó Ad van den Berge, en su cuenta de Twitter. Y en cuestión de segundos su posteo se viralizó.

Si bien el tema se está manejando con cautela, el imponente operativo de investigación que se montó en la zona es una señal de que la pieza podría ser de la avioneta que trasladaba al goleador y al piloto Dave Ibbotson.

La Policía holandesa, por lo pronto, confirmó que se encontró al menos un fragmento, pero no dio detalles de dónde podría provenir. “Puede venir de cualquier parte, incluyendo un barco.

Es demasiado pronto para decir algo al respecto, aunque no podemos excluir nada”, señalaron fuentes de la seguridad al medio holandés Telegraaf.

Según los investigadores, el hecho de que la pieza apareciera a casi 500 kilómetros de distancia de las butacas podría explicarse por las corrientes marinas. De hecho, pidieron acelerar el proceso para corroborar si los números de serie de los asientos coinciden con los pertenecientes al avión para delimitar el área en el que podría haber caído.